Que Femos

Que Femos, la agenda de fiestas, ocio, cultura y deporte para disfrutar del Occidente de Asturias.

Abuelo Justo sds

Entrevista a Os Reises de Tormaleo: "Estamos dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias, aunque sea a carcajada limpia"

Entrevista a Os Reises de Tormaleo: "Estamos dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias, aunque sea a carcajada limpia"
Atelier Aladin sds
Xurde P. Lejarza

Publicado por Xurde P. Lejarza el 2 de junio de 2014

Artesanamente sds

Podríamos hacer una breve introducción a Os Reises de Tormaleo, a su proyecto llamado "Escombro", a Jaime Santos y su forma de contar las cosas, pero todo eso sería peor que dejaros con la entrevista que tuvieron la amabilidad de responder, y en la que se narra el porqué de una lucha, la razón para luchar por un mundo mejor aquí, en pleno corazón del Occidente de Asturias.

QueFemos: Pongamos en situación a quienes partan de cero… ¿quiénes son Os Reises de Tormaleo?

Os Reises: Os Reises son una representación carnavalesca muy antigua que se enmarca dentro de la tradición de la máscara ibérica, una de las pocas mazcaraes d’Iviernu que se conservan en Asturias, junto a otras como Los Sidros de Valdesoto, Os Reises del Valledor o la Guirria de Ponga. Aquí en Tormaleo algunos jóvenes de la parroquia recuperamos la mascarada en 2006. Desde entonces, y salvo un año, todos los días 6 de enero visitamos cada una de la casas de nuestra parroquia para pedir el aguinaldo y llevar una buena ración de risas y humor. Os Reises son la comedia y el cachondeo, la pura tradición de parodiar a los poderosos sin recato; al alcalde, al obispo, a las señoritingas de ciudad, al médico…

QF: ¿Y quién es Jaime Santos?

Os Reises: Xame es amigo de algunos miembros de Os Reises desde hace muchos años. Desde que vive en Posada de Rengos, a 35 kilómetros de Tormaleo, nuestra relación se hizo aún más estrecha. Su propio hijo fue un personaje más en la última representación de Os Reises. Como periodista de Atlántica XXII conoce muy bien lo que pasó aquí y a personajes como Victorino Alonso. Buena parte de su carrera como realizador de documentales etnográficos se desarrolló en esta comarca. Somos un equipo.

QF: ¿En qué va a consistir el proyecto del documental “Escombro”?

Os Reises: Es un documental satírico. Por momentos el espectador no sabrá si lo que está viendo es una tragedia o una comedia, si es real o ficticio. El humor descarnado es la única manera que se nos ocurre de contar una historia tan despiadada y absurda. No queremos mostrar las vergüenzas de nuestros vecinos sino las de los personajes oscuros que planearon esta desgracia ambiental y social. Además, eso es lo que hacemos Os Reises: comedia. Haremos entrevistas, como en un documental normal, pero estarán llenas de ironía y humor negro. Haremos “recreaciones” al más puro estilo “reisero” y también planeamos algunas acciones callejeras que grabaremos con nuestra cámaras. Queremos que Escombro sea una fiesta de principio a fin.

QF: Supongo que será complicado lograr el equilibrio y el consenso entre quienes apoyan la minería a cielo abierto por los puestos de trabajo que genera en la comarca, y quienes ven en esto pan para hoy y hambre para mañana, sobre todo si no se produce tras la actividad la necesaria restauración medioambiental.

Os Reises: Tormaleo está totalmente marcado por la explotación minera a cielo abierto. Desde nuestras ventanas no vemos una sino dos canteras de carbón y una montaña de escombro descomunal. A las heridas medioambientales hay que sumar las sociales causadas por una intervención tan agresiva llevada a cabo por un empresario como Victorino Alonso. Aquí hubo mucha tensión, coacciones y chantajes emocionales, económicos, laborales, etc. Historias para no dormir.

Mucha gente utilizó el dinero de las expropiaciones para abandonar la parroquia, creando un paisaje aún más desolador. No se les puede reprochar nada ¿a quién le gustaría vivir entre voladuras, hollín y escombro?. La explotación sigue parada por culpa de la nefasta gestión del sector que se hizo en los últimos años. Los últimos trabajadores despedidos en Tormaleo aún tienen nóminas e indemnizaciones por cobrar.

Nosotros creemos que Tormaleo ya dio suficiente carbón, muchos millones de toneladas, y que ahora merece un futuro distinto y más esperanzador, y eso pasa por una restauración completa y rigurosa de los espacios que fueron arrasados por una explotación especulativa y descontrolada.

Pero no estamos en contra de la minería de carbón porque sabemos que es un motor esencial de nuestra economía y de nuestra comarca. Es más, algunos de nosotros somos o fuimos trabajadores de la mina. No estamos seguros de que haga falta oro, pero sí de que el carbón es y seguirá siendo necesario en este país. Simplemente sospechamos que la verdadera riqueza del carbón está yendo a parar a las manos equivocadas y no estamos dispuestos a seguir siendo carne de cañón para la industria energética.

QF: ¿Cuál es el plan de trabajo y la fecha aproximada en que el documental será una realidad lista para su estreno?

Os Reises: Grabaremos durante este verano el grueso del documental. La mitad de nuestros miembros viven y trabajan fuera de Tormaleo, como no es de extrañar. Durante el otoño y el invierno completaremos el rodaje y estaremos atentos a los acontecimientos que sabemos se van a precipitar. El último día de grabación será el 6 de enero, cuando Os Reises visiten de nuevo a los vecinos de la parroquia, ese será un día muy especial. Para entonces, el resto del material estará ya editado y sólo tendremos que incorporar las últimas escenas y dar los últimos retoques para enviar Escombro a las cuatro esquinas del mundo. Compartiremos todo el proceso y los avances con nuestros seguideros, que ya se cuentan por cientos. Es lo justo en un proyecto tan colectivo como éste.

QF: Estáis llevando a cabo una campaña de crowdfunding a través de la plataforma Verkami para poder llevar a cabo el documental. ¿Cómo ha sido la acogida y la respuesta de las personas? ¿Os ha sorprendido el apoyo de tanta gente?

Os Reises: Sí y no. Estábamos totalmente convencidos de la potencia y de la autenticidad de esta idea pero tal y como están las cosas hoy en día sabíamos que recaudar más de 5.000 euros con aportaciones de particulares iba a ser una tarea complicada. Empezamos fuerte gracias a nuestro círculo más cercano pero luego la cosa se ralentizó. Entonces grabamos y emitimos Happy We are Tormaleo y fue un pequeño fenómeno que sirvió para relanzar la campaña y para que mucha gente que nunca se había acercado por Tormaleo viera como está nuestro pueblo. Hoy ya superamos esos 5.000 euros y tenemos hasta el 8 de junio para seguir aumentando la recaudación. Esto nos permitirá mejorar algunos aspectos del documental y aumentar el impacto de nuestra causa.

QF: ¿Cómo va a ser la promoción de “Escombro”: tan sólo a nivel local y del territorio asturiano o se intentará trasladar su voz más allá de nuestras fronteras?

Os Reises: Un documental como Escombro puede viajar mucho. Existe una enorme cantidad de festivales en todo el mundo en los que Escombro tiene cabida porque la historia de la explotación salvaje es universal y porque el humor cruza todas las fronteras. En Asturias iremos con nuestra historia allá a donde se nos llame y estamos seguros de que muchos programadores culturales comprometidos querrán tener Escombro en su agenda.

Es muy bonito pensar que para cerca de 200 personas Escombro es como un hijo o un sobrino, algo que has visto nacer y para lo que deseas buena fortuna. Hacer de tu proyecto un esfuerzo colectivo es una experiencia maravillosa, a pesar de todos los contratiempos y tensiones que vamos a tener que superar. Pero ya estamos viendo algunos resultados. Algunos políticos ya están cambiando su discurso público.

QF: ¿Qué futuro veis en Tormaleo y en Ibias en general? ¿Qué se puede echar de menos y qué oportunidades para el desarrollo existen a vuestro parecer?

Os Reises: Ibias es un rincón increíble del paraíso asturiano, por su lejanía y su aislamiento aquí existen muchos tesoros inalterados en etnografía, paisajes y tradiciones. En Ibias se juntan Asturias, Galicia y León, dando lugar a un mestizaje cultural único en toda la cordillera.

El turismo, la alimentación y la cultura pueden ser unos complementos muy interesantes para los sectores tradicionales de ganadería y agricultura, porque esta es una tierra soleada y fértil. Nada puede dar tanto trabajo como el carbón a medio y corto plazo, y si hay carbón bajo nuestros pies, creemos que debería sacarse, pero cumpliendo las reglas del juego en seguridad laboral y ambiental, respetando a los trabajadores y, a ser posible, con minería de interior que daña menos la naturaleza y permite mejores salarios.

En Tormaleo al parecer hay dos opciones. Que se siga explotando hasta dejarlo todo hecho un erial, aunque sea a costa de invadir espacios protegidos, para darle la puntilla definitiva al pueblo a cambio de algunos años más de trabajo; o que se restaure en condiciones, no un parche cutre para salir del paso.

Sabemos que un 30 por ciento de la fianza para restauración, más de 2 millones de euros, ya fue devuelto por el Principado a la empresa por algo que se supone que ya está restaurado, pero si te acercas por allí verás que esa restauración parcial es una chapuza que no es apta ni para las cabras. Y mucho nos tememos que el dinero guardado o ya no está o se va a tratar de reducir a la mínima expresión.

Existe además otro cielo abierto, el de Villares, que fue abandonado en los años 90 y para el cual nunca hubo estudio de impacto ambiental, con lo cual no hay dinero depositado para restaurar. Y lo más cojonudo es que esa cantera está incluida como espacio protegido en el nefasto IGI del Parque Natural de Fuentes del Narcea, Ibias y Degaña  presentado por el Principado, con lo que el gobierno asturiano pretende recibir ayudas verdes de la UE por un espacio que está arrasado. Acojonante.

Los cielos abiertos son como lienzos en blanco donde se pueden replantear opciones como la plantación  extensiva de pequeños frutos o viñedos, porque los árboles pueden tardar muchas décadas en volver a crecer en un suelo tan desgastado. La propia restauración puede ser una fuente de ingresos si se hace bien y no nos chulean otra vez.

La tercera opción, que todo se quede como está, es algo que ni se nos pasa por la cabeza, porque ahora que Escombro está en marcha estamos dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias, aunque sea a carcajada limpia.

Fotografía de portada: Carlos Gonzalez Ximénez

 
Novak cortesía sds

Envía tu comentario

Abuelo Justo Extra sds
Novak sds